Lunes, 26 de Octubre de 2020
AL INSTANTE: Así lucen hoy los protagonistas de La laguna azul.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: Gándara puede ser gobernador, solo si…

#LaColumna: Gándara puede ser gobernador, solo si…

03 de Sep del 2020, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Para que no se diga que aquí puras críticas y negatividad sobre Ernesto Gándara, hagamos un ejercicio de especulación sobre las eventualidades que lo harían candidato ganador frente al morenista Alfonso Durazo.

Contrario a la constante en este espacio, logramos encontrarle una ventaja a la patológica serenidad o excesiva prudencia, por no decir tibieza política, del ex Senador del PRI.

La principal, que al todavía no haber mostrado la rijosidad opositora que han demandado ciertos momentos, Ernesto Gándara no ha permitido que se le encasille o desestime como el tradicional priista tendencioso y desmemoriado.

Etiqueta partidista que desde la elección pasada, está demostrado, solo garantiza una sentencia de derrota electoral.     

Pero veamos qué condiciones y circunstancias se deben presentar para que Gándara pueda ser gobernador:

Podría ser gobernador si se concreta la alianza antimorena que ya negocian el PRI, Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, entre otros partidos con menos fuerza y presencia en Sonora.

Ya hablar de la renuncia de Ernesto Gándara al PRI, como parte de la estrategia antagonista para ciudadanizar su candidatura, es un ideal que se antoja improbable.

Si al concretarse la alianza, lograra el imposible de que le permitieran poner candidato en Hermosillo; en el entendido de que el PAN reclamaría esa posición y de que a Gándara le convendría que Ernesto De Lucas repitiera como indiscutible mejor posicionado.

Si se polariza la elección y se convierte en el único candidato que represente la ganada animadversión que produce todo lo que huele a Morena. Se sabe que Gándara no competirá con Alfonso Durazo, su enemigo es el partido del Presidente.

Gándara tendría que ungirse como el receptor de la última esperanza de los que ahorita disfrutan privilegios, así como del resentimiento y frustración de los que los han perdido o apostaron por un cambio que nunca llegó.

Ernesto Gándara ganaría si consolida la narrativa de la importancia de los candidatos, trabajando en sus atributos diferenciadores y señalando las deficiencias de Alfonso Durazo, un funcionario federal comprometido al grado de la inhabilitación.

Si se convierte en el líder que el PRI Gobierno no ve, y el PAN no tiene, en estos momentos de definiciones, y si activa las dirigencias municipales.

Ernesto tendría que ser el primero en señalar que la del PRI en Hermosillo no existe y es indispensable.

Si se arma de algo de valor y remarca eventos de impacto como la inseguridad pública (¡lo que ocurre en Guaymas y nadie dice nada!), la afectación económica y las negligencias en salud pública; con algún esquema de comunicación eficiente que invite a la reflexión,  pero con la necesaria autocrítica.

Si margina de las decisiones y la operatividad a sus amigos y eternos leales, que no se le despegan y no le aportan, para dar paso a la habilidad, la capacidad y la imaginación.

Gándara puede ser gobernador, si atiende y valora a los medios de comunicación, a todos, a los afines y a los críticos, a los chicos y grandes.     

Para ello, tampoco puede perder tiempo con los acomplejados de las redes o chairodistas, que alimenta la Cuarta Transformación y que los coordinará formalmente la diputada Wendy Briceño.

Sí, esta repulsiva legisladora de ocasión será la encargada de medios en la campaña de Alfonso Durazo.       

Si entusiasma al sector empresarial, tan maltratado y dispuesto a impedir la llegada y ascenso de Morena al Gobierno del Estado.

Ganaría si no se ocupa de intrascendencias como Pedro Ángel Contreras y si Manlio Beltrones no vuelve a intervenir para ponerle obstáculos, como pudiera hacerlo acordando aún más arriba de Durazo.

El eventual candidato de la alianza antimorena puede ser gobernador, si el secretario Alfonso Durazo sigue confiado en la marca Morena, alejado de su estado, actuando como mandatario electo (tienen que ir a buscarlo a él a su oficina) y consumido por la inseguridad.

Si los gobiernos municipales de Morena se siguen hundiendo y si sus diputados locales siguen haciendo el ridículo en el Congreso del Estado, sin la atención y reprimenda del decretado casi seguro próximo gobernador.

Y si el Comité Ejecutivo Estatal de Morena sigue dividido en dos dirigencias: la de Jacobo Mendoza que hace meses acabó y no se siente, y la de Adolfo Salazar que no termina de llegar.

Ah, pero Alfonso Durazo puede ser gobernar, nomás con apretar un par de botones desde su oficina para impedir la alianza antimorena.

Porque Ernesto Gándara no ganaría nunca, si solo es candidato del PRI o si encabeza otro partido sin el apoyo real del PRI Gobierno.

Un diputado ejemplo de oposición

Por cierto, mientras al panista Gildardo Real le importan y promueve temas fundamentales como la corrupción, la inseguridad y la rendición de cuentas, a otras diputadas de Morena les quita el sueño encontrar al responsable de que no le estén pagando a ¡ciertos medios de comunicación!

No pueden ocultarse los niveles, mientras esta tal Yumiko es una vergüenza y nadie le avisa a la pobre… Gildardo es un ejemplo de oposición inteligente.

Gracias y hasta la próxima con el favor   de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com  / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO