Lunes, 29 de Noviembre de 2021
AL INSTANTE: Rusia y China tunden a Biden por excluirlos de cumbre sobre democracia.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: El negociazo de Energía Sonora

#LaColumna: El negociazo de Energía Sonora

19 de May del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

Ya la entonces candidata Lilly Téllez lo había denunciado durante uno de los debates en donde enfrentaba a Antonio Astiazarán por el Senado de la República.

La ahora senadora del PAN –partido que forma parte de la Alianza, irónicamente-, que acompañó en fórmula a Alfonso Durazo, hizo en 2018 delicados cuestionamientos sobre la sospechosa operación de Energía Sonora.

Acusó a esta asociación propiedad de Toño Astiazarán, de haber recibido 42 millones de pesos del alcalde Gerardo Figueroa (del PRI, claro) por un aerogenerador “con sobre precio” que se instalaría en Puerto Peñasco.

Luego, narró, ese mismo aerogenerador comprado con dinero público se lo dieron a la empresa de Toño, Energía Sonora, con un subsidio para manutención mensual.

Y además, el candidato Astiazarán le sacó más jugo al negocio porque aparte rentó el terreno en Puerto Peñasco para poner el aerogenerador”.

Un negocio redondo con la energía del candidato Antonio Astiazarán, concluyó Lilly Téllez sin recibir respuesta o aclaración.

Eran los tiempos en los que el ahora candidato a la alcaldía de Hermosillo puso de moda el rollo de las energías limpias y renovables, como una aportación al cuidado del medio ambiente y una estrategia de apoyo al consumo doméstico.

Lo que descubrió Lilly Téllez, es exactamente lo mismo que reprochó el alcalde (panista, irónicamente) Kiko Munro, con demanda de incumplimiento de por medio, y que Celida López utiliza de argumento para decirle corrupto al candidato de la Alianza.

Pero con más detalle y más contundencia: resulta que el terreno donde se instaló el señalado aerogenerador ¡es de la esposa de Antonio Astiazarán!

No solo eso, según Celida López esta transacción la realizó cuando era Secretario de Turismo y para lo que tuvo que conseguir que le cambiaran el uso de suelo.

Bajó recursos de la federación a Peñasco, se arregla con el alcalde; primero siendo secretario de Turismo se hizo de un terrenazo en todo lo que es el Sandy Beach, con los Brown, a nombre de la esposa; luego meten los aerogeneradores en un fideicomiso

El tema es estarse llevando dinero a la bolsa con ese tráfico de influencias”.  

Son las maniobras tramposas, deshonestas de estas asociaciones que se inventan los políticos mañosos para desviar recursos públicos.

Ellos le llaman gestión, porque recurren a sus similares con posibilidades y en condición de asignar presupuesto. Todos ganan. Así perpetúan complicidades y acumulan más y más riqueza que luego no pueden explicar.

Es la forma en la que utilizan los gobiernos a los que llegan o aspiran, tuercen instituciones para lavar con falso altruismo e innovación la suciedad de sus insaciables inmoralidades.

A eso se refiere Celida López cuando habla de Toño Astiazarán como el candidato de la mentira, de la difamación y de la farsa. Y por lo que recalca la importancia de un gobierno honesto, con gente honorable.

Eso es lo que le restregó en la cara a su adversario durante el debate y que lo sacara de sus casillas obligándolo al “me han enseñado a honrar a mi familia y el apellido… no voy a permitir que vengas a difamarme”.

Lo que preocupa es que esta probada fórmula depredadora amenaza con retomarse, ahora, desde el gobierno de Hermosillo.

Son astutos e innovadores, hasta eso, ya lo de las constructoras y los moches para obras públicas lo dejaron en el pasado. Lo que sigue –si se permite- es el negocio de la energía eólica, los paneles, los aerogeneradores, las luminarias ahorradoras, las aplicaciones.

Por eso paneles para todos, internet gratis para todos. Lo que vislumbran es el negocio de sus vidas, suficiente para todos los que participen del hallazgo.

Ese es el con qué de Hermosillo que los trae fascinados.

Borrego a la vuelta y vuelta

No conoceremos al candidato Ernesto Gándara. Efectivamente no fue capaz de provocar al candidato puntero Alfonso Durazo y tampoco pudo transmitir el ficticio entusiasmo que hay en su campaña por la aparente adhesión de Ricardo Bours.

El Borrego no solo perdió el debate, dejó ir su última oportunidad para convencer y meterse realmente en competencia.

Lo cierto es que Gándara no da para más, lo que vimos en el debate le debió significar un esfuerzo agobiante. Abanicó hasta el tema que tenía para batear (inseguridad), es más, ¡Durazo le ganó ese segmento!

Por cierto, ¿alguien extrañó a Ricardo Bours?   

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO