Lunes, 29 de Noviembre de 2021
AL INSTANTE: Rusia y China tunden a Biden por excluirlos de cumbre sobre democracia.. Ver más

La Columna

Conoce aquí las noticias que acontecen en nuestro país

#LaColumna: ¿Quién responderá por nuestros hijos?

#LaColumna: ¿Quién responderá por nuestros hijos?

26 de Aug del 2021, Hermosillo, Sonora

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @masmedio

El gobernador Alfonso Durazo desliza la realidad en educación que se padece en Sonora: “que el gobierno actual haga un esfuerzo mayor, redoblar trabajos para concluir la reparación de planteles” que permita a padres decidir con certeza el llevar a sus hijos a la escuela.

Lo que Durazo sugiere, que se espera formalice, detalle y no quede impune, es que Claudia Pavlovich y su equipo han claudicado a su obligación con las escuelas de la entidad.

Pedirle que haga un esfuerzo mayor, es la forma más suave de reclamar incompetencia, falta de planeación y, probablemente, negligencia de las actuales autoridades educativas, primero, distraídas en lo electoral y ahora sometidas en la transición de gobierno.

Lo de la señora Pavlovich es excepcional, en pocos meses consiguió tirar a la basura más de cinco años de control mediático, armonía política y hasta reconocimiento social a base de una tibieza que se tornó criminal.   

Ella normalizó la frivolidad, la simulación y el derroche, sin reparar en temas tan sensibles como la seguridad, la educación y la salud pública.

Es lo que peligrosamente se manifiesta con el regreso a clases presenciales que no considera el estatus de la pandemia ni la realidad de las escuelas de Sonora.

Lo peor es que nos encontramos en un momento en que no hay gobierno: los que están ya se fueron y solo ocupan un espacio para seguir denigrándose, mientras que los que llegan no se les ve suficientemente preocupados.

Y como siempre, apelan a la cultural predisposición de los padres a resolver lo que toca a la autoridad, apostando a que callaremos y asumiremos por racional la estupidez de jugar a la ruleta con nuestros hijos.

El rebasado secretario de Educación Víctor Guerrero, dio a conocer que la dependencia implementó una guía que enlista disposiciones de la SEP y recomendaciones de las secretarías de Salud estatal y federal.

Despojado de todo pudor, Víctor Guerrero  habla de un regreso a clases ordenado y responsable.

Por su parte, Álvaro Bracamonte, integrante del equipo de transición del nuevo gobierno, informó que el 80 por ciento de las escuelas de educación básica no están en condiciones de iniciar clases presenciales.

Ninguno aclara, orienta sobre protocolos sanitarios y de actuación que se implementarán en las pocas escuelas que sí recibirán alumnos.

No se detalla cuáles son las escuelas en condiciones y cuáles están imposibilitadas. Tampoco qué ocurrirá con esos planteles, cuánto se requiere para adaptarlos, no se conocen proyectos, ni tiempos estimados.

Se presume la capacitación docente y la creación de Consejos Técnicos o de Salud, pero si un padre se comunica con algún maestro confiesan que no tienen la menor idea sobre lo más básico. Se limitan a preguntar si llevaremos o no al niño(a) a la escuela.

Ni la autoridad saliente, tampoco la entrante, nos dice qué harán ante un eventual contagio de alumnos.

Enviarán al niño a casa… ¿y luego? ¿Le darán seguimiento? ¿Harán un cerco con la familia para controlar más contagios? ¿Cuántas pruebas están disponibles para este regreso presencial?

¿Habrá cubrebocas disponibles para quienes no tengan posibilidad de comprarlos? ¿Cómo supervisarán el transporte público?

¿Hay un censo de niños y adolescentes con comorbilidades? ¿Ellos también pueden regresar pese al alto riesgo de agravamiento? ¿Cuándo y cómo los empezarán a vacunar?

La realidad es que no tienen idea, no ofrecen certeza alguna. Estamos presenciando una absoluta irresponsabilidad compartida. Lo grave es que quieren experimentar con nuestros hijos, a prueba y error, sin responder por sus omisiones.

No dicen, menos atienden, el hecho innegable de que estamos frente a una generación perdida, pero lejos de ajustarse a la realidad buscan tapar el sol con un dedo obligando a un regreso a clases absurdo e insostenible.  

Deberá haber consecuencias, administrativas y legales, para quienes dejaron de hacer lo que les tocaba, en Educación y Salud Pública.

Por cierto, quienes deciden y opinan desde la generosidad de lo que significa el gobierno, ¿a qué escuela privada local o del extranjero (de las que sí se prepararon, adecuaron, capacitaron y cuentan con protocolos) llevarán a sus hijos a la escuela?

Ah, pero sigamos entretenidos discutiendo por boletos de estacionamientos perdidos o debatiendo la conveniencia u ociosidad del lenguaje inclusivo…

Qué tragedia con estos tarades, diría la Celida.

Madeleine Bonnafoux a Desarrollo Social

En otra cosa, nos enteran que agarra forma el gabinete del alcalde electo Antonio Astiazarán.

Y una de las posiciones más demandabas es la dirección de Desarrollo Social, a donde sabemos podría llevar la diputada panista Madeleine Bonnafoux Alcaraz, sobrina del ex encargado de Imagen del ex gobernador Guillermo Padrés.

Así que no se sorprendan si el simpatiquísimo de Javier Alcaraz (Javalor) reaparece diseñando campañas en el nuevo Ayuntamiento, bajo la protección de su muy querida sobrina Madeleine.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @masmedio

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com



Compartir




LO MÁS VISTO