¿Por qué él nunca dejará su matrimonio por una amante?

0
0

Cuando una
pareja se casa y se promete amor y fidelidad para toda la vida, no siempre se
cumple. La infidelidad es una de esas sombras que planean en cada uno de los
matrimonios. Siempre hay épocas más complicadas donde la chispa parece haberse
acabado. En esos momentos, hay algunos hombres que buscan una aventura sexual
que pueda proporcionarles esa aventura o sensación que, con el paso de los años
quizás, hayan perdido con sus mujeres. Casos así se exponen infinidad de
ocasiones en las consultas de los terapeutas matrimoniales, pero lo que siempre
llama la atención es por qué, de manera generalizada, el hombre nunca deja a la
mujer, a pesar de haberle sido infiel. Hagamos una pequeña lista de motivos:

1- Divorcio: De por sí, el trámite del
divorcio es un episodio en la vida de cualquier persona por la que a nadie le
gustaría pasar. Abogados, gastos, explicaciones, reparto de pertenencias, en
cuanto piensan en esta posibilidad, hay algo que les echa para atrás y
prefieren continuar con sus esposas.

2- Mejor no arriesgarse: ¿Y si el hombre decide irse
con su amante y después se arrepiente y extraña a su mujer? Este es
el gran interrogante y uno de los motivos que les impide dar el paso. La
relación con su mujer está mucho más consolidada, piensan ellos. En estos casos
las mujeres suelen ser más prácticas y mirar por la felicidad de cada uno,
aunque esta implique caminos separados.

3- Familia: Si hay hijos de por medio, todo
se complica. Obviamente, como padres quieren a sus hijos y el hecho de tener
que verlos menos es una idea que los atormenta sobremanera, como le pasaría
también a cualquier mujer. Muchísimos matrimonios deciden aguantar juntos solo
por no pasar el trago amargo de que sus hijos vean a sus padres por separado,
sin pensar que su felicidad también es la de sus pequeños.

Hay que
tener en cuenta que nunca es tarde para arreglar las cosas. No está de más que
si hay problemas en la pareja, se pongan en manos de profesionales que puedan
guiarlos en una mejor comunicación, porque en general, los problemas
matrimoniales suelen ser consecuencia de una mala comunicación. ¿Es posible
retomar la pasión perdida en un matrimonio? Por supuesto. Pero para eso hacen
falta ganas y mucho amor.