miércoles, septiembre 28, 2022
spot_img
InicioColumna de Rodrigo SoteloLaColumna: La oposición, toda, no sirve para nada

LaColumna: La oposición, toda, no sirve para nada

La oposición política a los gobiernos de Morena, aliada o en lo individual, no sirve, no entiende y no representa el sentir ni las necesidades de la gente

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @SoteloRodrigo

He llegado a la conclusión que la oposición política a los gobiernos de Morena, aliada o en lo individual, no sirve, no entiende y no representa el sentir ni las necesidades de la gente.

Ayer, como periodista, y en una manifestación personal del hartazgo social existente por la escalada de precios, hice un ejercicio de medición publicando “cómo se ven $810 pesos de mandado”.

Las reacciones del ciudadano común y corriente, del desinteresado o desvinculado a una relación gubernamental, fueron tan absolutas, como irrebatibles y concluyentes.

“Cualquier ida por lo indispensable para hacer una comida no baja de 300 pesos”, “Hace poquito nos quejábamos porque salíamos del súper comprando nada y pagando 500 pesos y ahora ya ni puedes ir al súper si solo cuentas con 500 pesos” “Es la cruda realidad, no alcanza” … Y así.

La intención era reflejar y constatar que los productos básicos, están cada vez más imposibles para la realidad económica de una familia promedio.

Conscientes de que Morena seguirá en lo suyo, sin esperar de este partido en el poder –si quiera- un asomo de pudor o indicio de que se preocupen por reconsiderar el desastre que administran.

Porque Morena Gobierno explota lo que mejor sabe y que les dejó de enseñanza el PRI Gobierno: atizar el resentimiento, disfrazarse de austero y esperanzar con lo básico que, aunque insuficiente, se había dejado de hacer.

Con lo que ganan tiempo y se mantienen al margen del escrutinio real. Una fórmula –todavía- infalible.

Por ello el señalamiento es a la oposición política y partidista, a los que en teoría serían los antagonistas que equilibren o contengan los excesos y frivolidades propias de gobierno.

Y me detengo en Movimiento Ciudadano, el partido que se vende como el que pone a “las personas al centro y sus causas al frente”.

¿Qué mejor causa que el bolsillo del trabajador? ¿Qué puede importarle más a una persona para creer que la ponen al centro?

¿Dónde anda o qué ha hecho al respecto, por ejemplo, el dirigente local Manuel Scott? Entendiendo que lo nacional tiene origen en los estados y municipios.

¿Tirarle pedradas a la luna, es decir, a AMLO que es casi lo mismo? ¿Le anda queriendo cambiar el nombre a un restaurante? ¿Le aflige el estrés laboral? ¿El Tren Maya? ¿La militarización?

Seguro el joven Scott “sonríe” y mantiene la “alegría”, cuando acude al súper y se acuerda que paga todo lo que lleva –también- con nuestros impuestos.

Por eso la ironía de señalar que regreso de vacaciones –como sinónimo de tiempo de descanso, no de viaje al extranjero- y los encuentro ocupados en el mal gusto del equipo Yaquis, en la inmunidad de la Cónsul o en las exequias del PRI Sonora.

Causa ternura Onésimo Aguilera, impuesto y depuesto dirigente priista, haciéndola de turista rural; así como los panistas de Padrés enajenados con lo dice a diario el presidente López Obrador.

No hay quien dirija o encause y entusiasme a los pocos preocupados y con capacidad y recursos para esparcir un legítimo mensaje de insatisfacción social.

Lo desmotivante, es que ni por sectores afectados se advierte alguna resistencia importante que ponga a pensar a los morenistas.

De ahí que urjan liderazgos políticos que penetren en la comunidades y colonias; de nada sirven si se quedan en la superficie improductiva de los partidos con estructuras tradicionales.

Morena puede ser igual de malo para gobernar que el PRI o el PAN. Ni más ni menos.

La diferencia es que mientras el Prian no advirtió el enojo social que ocasionaban, Morena tiene claro que ahora predomina la fuerza del fanatismo inculcado, los complejos descargados y la ignorancia patrocinada.

Jurídico no cae en provocaciones

En otro tema menos serio, pero igual de demostrable, hay que ponerle nombre a lo que se ha estado difundiendo en contra del Secretario de la Consejería Jurídica del gobierno de Sonora: chantaje e intento de extorsión.

Los abogados pueden no ser buenos para defenderse sin los tecnicismos que acostumbran cuando representan a otros, por lo que suelen “perder” los juicios mediáticos, pero lo cierto es que con Adolfo Salazar se comete un exceso que raya en la injusticia.

Ya debe estarse acostumbrando, porque Adolfo Salazar tiene la nada agradable responsabilidad de recibir las frustraciones que dejaron los agravios legales de administraciones pasadas.

Pese a todo, a Adolfo Salazar le toca ser institucional y no caer en provocaciones, como ha constado en su pulcra y honesta conducción en temas como la Ley Ingrid.

Mostrar la misma eficiencia y diligencia que en la elaboración y negociación de las reformas para la transformación de la administración pública estatal.

Le toca proteger los intereses del Estado y hablar con resoluciones en la mano, como lo ha hecho hasta este momento a instrucción del gobernador Alfonso Durazo.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @SoteloRodrigo

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com

RELATED ARTICLES

Most Popular