martes, noviembre 29, 2022
spot_img
InicioColumna de Rodrigo Sotelo#LaColumna: Mensaje del delegado de Taddei

#LaColumna: Mensaje del delegado de Taddei

El delegado José María Martínez, Chemamaría, no solo es un perfecto adepto lisonjero del superdelagado Taddei, es el retrato de la demencia por convicción que manifiestan quienes defienden el nepotismo.

Por Rodrigo Sotelo / Twitter: @SoteloRodrigo

Innumerables reacciones, mayormente en contra, provocó el anuncio del cargo otorgado a Pablo Daniel Taddei Arriola, hijo del delegado de la Secretaría de Bienestar del Gobierno de México en Sonora, Jorge Taddei Bringas.

En este espacio expuse algunos antecedente s de nepotismo familiar, presenté ejemplos actuales que involucran a hijos, primos y sobrinos; cuestioné la liviandad moral de este funcionario y quedé a la expectativa de una defensa medianamente razonable, la menos esquizofrénica.

Pero como algunos en Morena, al parecer, entienden este momento precisamente así, como la pérdida del contacto con la realidad, me detengo en un mensaje que espontáneamente hizo circular el delegado de Conagua en la entidad:

Tras el triunfo del 18, todos, o casi todos (propios y extraños), se aprestaron a ocupar los puestos que dejaría vacantes el antiguo régimen.

Pablo comprendió muy pronto que él estaba marcado por su apellido y decidió hacerse a un lado, así que buscó y obtuvo becas para continuar preparándose.

Hoy lo llama el Presidente y, por supuesto, los enemigos se revolcarán una vez más en su cieno, es lo que les toca a ellos, a nosotros nos queda festejar que perfiles así vengan a reforzar y a profundizar la cuarta transformación.

Muy bien por el Pablo y una posición menos para la reacción.

José María Martínez Rodríguez, Chemamaría, no solo es un perfecto adepto lisonjero del superdelagado Taddei, es el retrato de la demencia por convicción que manifiestan los adoctrinados que no saben vivir fuera del gobierno.

O tal vez Chema debe tener muchos hijos y aspiracionista le gustaría verlos a todos estudiar en Harvard con nuestros impuestos, para luego sacrificar tanto talento en beneficio del pueblo…

En cuanto al caso de Pablo Daniel es por demás atípico, aunque extraordinario: no tiene experiencia, pero es todo un especialista en temas de energías renovables.

Y a pesar de su desbordante preparación académica y capacidad técnica, no ha trabajado en ninguna empresa privada que certifique sus cualidades profesionales para manejar una empresa pública (LitioMX) con tanto presupuesto.

Aunque ahora resulte lo menos importante, en este transformado mundo al revés vale más la impericia, el desconocimiento y el apellido.

Para evitar que la reacción les gane posiciones y que se llenen espacios de gobierno en familia, porque es un derecho ganado al haber luchado tantos años en este proyecto.

Que roben y acaparen otros.

Pero nomás nosotros.

Karina será Presidenta o ¡los demando!

No puede obviarse ni quedar impune, como preferirán los agachones en el Congreso del Estado, la aberración que comunicó ayer el Partido del Trabajo en Sonora.

Para justificar a Karina Barreras, que su marido la quiere en la presidencia de este Poder (¿y si también lo amagan con sanciones del INE por impedir que la diputada se desarrolle solita?), el PT asegura que cumple con las reglas de paridad de género.  

La paridad de género es un mandato que establece un piso, pero no un techo”.    

Las normas jurídicas en materia de representatividad deben ser interpretadas desde una perspectiva de optimización flexible maximizadora que tienda a beneficiar al género femenino”.

Lo que el PT Sonora hace, a través del legislador Sebastián Orduño, además de una reverenda mamada es un absoluto contrasentido.

A la señora Barreras la quieren hacer presidenta del Congreso nomás porque es mujer y ellas sí pueden repetir –así lo argumentan-, pero si un hombre se opone aludiendo su condición de mujer al estar establecida la alternancia, “¡podría estar incurriendo en violencia política de género!”.  

Por cierto, ¿qué no decían que el INE no sirve para nada? Chistoso se ve Sergio Gutiérrez acudiendo a Lorenzo Córdova para concretar su agandalle y favorecer a su esposa.

No gana casi $100 mil, nomás $60 mil…

Por cierto, ayer se comunicó conmigo el director de Comunicación del Congreso para precisarme que el hijo de Guadalupe Taddei, Luis Rogelio Piñeda, no gana casi 100 mil pesos mensuales como director del Centro de Investigaciones Parlamentarias.

El colega Jesús Olivas me dice que es “verdad el parentesco, no el sueldo. Son 60 (mil pesos mensuales)”.

Jesús juega con los pesos, o miles de pesos, que envidiablemente reciben. Es una cosa de brutos y netos.

Pero a lo mejor no me entienden.

Gracias y hasta la próxima con el favor de Dios.

Rodrigo Sotelo Mendívil

Director General Masmedio

Twitter: @SoteloRodrigo

Correo: rodrigosotelo@masmedio.com / rodrigosotelo69@hotmail.com

RELATED ARTICLES

Most Popular